Aprender a tocar teclados
Aprender a tocar los teclados es facil con mis métodos y videos

El nacimiento de la armonía musical

Publicado by on 8/04/2017

Todo el que tiene el más ligero interés en la música está familiarizado con la armonía musical. En este blog hablamos mucho de ella, e incluso he publicado un libro con el que puedes aprender a dominarla. El hecho de armonizar diferentes sonidos para crear música hermosa nos parece natural, “la forma en la que se hace la música”, pero lo cierto es que solo es una forma. Dominante, sí, pero no es la única. De hecho, hace un tiempo, no existía. Y cuando nació… no fue del todo bien recibida. Viajemos un poquito al pasado de la armonía musical. Empieza la polifonía La armonía musical (es decir, el sonido agradable de diferentes notas y melodías combinadas) no surgió al principio de los tiempos. Fue un invento medieval, ideado en el corazón de Occidente. Y es que al principio, en todo el planeta, la música era monofónica. Existía una melodía sin mayores acompañamientos, que se desarrollaba a viva voz, o con los instrumentos primitivos que tuvieran en la época. Lo más curioso es que esto siguió siendo así en otras partes del mundo. En Oriente, por ejemplo, la música siguió siendo monofónica (el mejor ejemplo es la música clásica india). Sin embargo, en Europa ocurrió algo. Desde el siglo X ya existen manuscritos medievales en las que algunos monjes intentaron marcar algunas normas que armonizaran diferentes voces y melodías. Pero sería entre los siglos XI y XII cuando nació en Francia un nuevo estilo bien definido de hacer música: el organum. El organum consistía en coger una melodía cualquiera, y añadirle una segunda voz, o segunda melodía, exactamente igual, pero una quinta más aguda (o sea, 5 notas por encima). Lo que vendría a ser “cantar a dos voces”. El objetivo, era embellecer el canto litúrgico. Ofrecer a Dios algo aún más hermoso que un canto sencillo. La polifonía no es posible sin armonía musical Si los creadores del organum añadieron la segunda voz exactamente una quinta más aguda, es porque el sonido resultante era realmente agradable. Tenía armonía, sonaba muy bien. Se basaban en los por entonces todavía muy olvidados manuscritos musicales griegos de la antigüedad, que ya indicaban las 3 consonancias perfectas (cuarta, quinta y octava) y las 2 imperfectas o disonantes (terceras y sextas). Todas estas consonancias armónicas fueron desarrollándose a partir de ese organum primigenio, creándose así la polifonía occidental. El resultado era una música...

Leer más

¿Qué es la armonía musical?

Publicado by on 7/04/2017

Cualquiera que desee tocar un instrumento está familiarizado con la palabra “armonía”, aunque sea de forma intuitiva. La armonía es aquello que se produce cuando algo “suena bien”. Cuando todo encaja. Sin embargo, cuando preguntas “qué es la armonia musical”, poca gente sabe responder adecuadamente. No saben definirlo con palabras. En este artículo vamos a intentar arrojar algo de claridad del asunto. Armonía y armonías Empezaremos diciendo que no es una sino muchas: existen muchos significados para esta palabra. Todos relacionados de alguna manera, pero muy distantes entre sí. Existe la armonía cromática, la vocálica… en sí, todas hacen referencia al equilibrio. La armonía musical, por tanto, funciona igual: se basa en el equilibrio, en este caso de las notas musicales. Intentemos una definición algo más precisa. La armonía musical es a la vez un arte y una ciencia, que estudia la relación y el orden de las notas musicales, y la combinación entre ellas. Cuando esas combinaciones de nota provocan sensaciones agradables y relajantes, es una armonía consonante. Si esa combinación en cambio lo que te provoca es una sensación tensa e “incorrecta” de alguna manera, hablamos de una armonía disonante. A las combinaciones de notas que suenan al mismo tiempo, las llamamos acordes. La función de la armonía Casi siempre, la armonía es el acompañamiento y la base de una melodía. La melodía, ahora que estamos definiendo, viene a ser la sucesión en el tiempo de los diferentes acordes, y los sonidos que estos producen o los adornan. Y esa melodía vendrá a ser el cuerpo de la canción completa. El dominio de los acordes, clave Por tanto, si quieres dominar una canción, debes dominar su melodía. Si quieres dominar la melodía, debes dominar la armonía. Y para dominar la armonía necesitar dominar los acordes. ¿Qué son esos acordes? Bueno, un acorde es un grupo de tres o más notas tocadas a la vez, y que en sí mismas son una unidad armónica, es decir, que suenan bien juntas. Como ya sabrás si alguna vez has puesto los dedos encima de un teclado, no todas suenan bien. ¿Por qué ocurre esto? Por la distancia entre las notas. Entre cada nota musical y la siguiente hay una distancia, un espacio, llamado intervalo musical. Los acordes que suenan bien son los que dejan los espacios adecuados entre ellos: cuando esos espacios faltan, las notas no suelen sonar de manera agradable. Aprende a controlar la...

Leer más

Las clases de piano y clases de órgano, que estabas esperando

Publicado by on 7/04/2017

Las clases de piano y clases de órgano, que estabas esperando

  La enseñanza musical es un mundo muy variado que depende de muchos factores: el músico que imparte la formación, el instrumento, el alumno y, aunque no lo parezca, el método utilizado para impartir las clases. En nuestra web, y más concretamente en nuestra tienda online, puedes inscribirte en nuestras clases y recibir la enseñanza que tanto deseas. Desde tu propia casa y con tu ordenador, sólo necesitas una webcam y un micrófono para que el maestro José Orraca te mande las partituras con los ejercicios para que juntos podáis practicarlas de manera rápida y sencilla,como en una escuela de música. Ahora mismo disponemos de una PROMOCIÓN que consiste en 4 clases de 40 minutos cada una por sólo 30,00 €. Si estás interesado en recibirlas, contrata las clases en la tienda. No te preocupes si no dispones de los elementos necesarios para recibir las clases online o si no te ves capaz de hacerlo de este modo. El maestro José Orraca se desplaza hasta tu domicilio para enseñarte a tocar directamente en tu casa y con tu piano, sin duda, uno de los mejores aspectos fundamentales a la hora de aprender a tocar un instrumento musical. Debido a la particularidad de este servicio, las clases particulares a domicilio sólo se ofrecen en municipios de Asturias. El precio de estas clases es personalizado (debido al desplazamiento) y debes consultarnos previamente para determinar el coste de cada clase y el día y hora más apropiados.   El método de José Orraca en las clases de piano y clases de organo Este maestro musical con una contrastada experiencia en el mundo de la música y con discos en el mercado discográfico, posee un particular método de enseñanza para impartir las clase de piano que lo ha hecho famoso y del que hasta ha publicado un libro. Se trata de aprender Toda la Armonía Comercial en 12 lecciones. Gracias a este aclamado método, el alumno consigue aprender en tiempo record todas las armonías de tipo comercial con el piano, de tal forma que será capaz por sí mismo de crear sus propias composiciones musicales. “EL JAZZ EN EL PIANO”. Mediante numerosos ejercicios y partituras diseñadas especialmente para este otro método, el alumno consigue tocar composiciones basadas en el Jazz o el Blues. Concretamente, se trabajan partituras del Real Book.     Consultas musicales Además de impartir clases de piano y clases de...

Leer más

3 dudas habituales al aprender a tocar el piano

Publicado by on 6/04/2017

Si deseas aprender a tocar el piano es posible que tengas dudas y miedos, comprensibles en el que empieza. En todos estos años enseñando a mis alumnos a disfrutar de las bondades del teclado, he comprobado cómo algunas de esas inquietudes son recurrentes. Con este artículo quiero tranquilizarte y despejarte 3 de las dudas más habituales.   1- ¿Yo también seré capaz? Pues claro. ¿Por qué no ibas a serlo? Recuerda que tu objetivo es aprender a tocar el piano, ¡no convertirte en Rachmaninov! Genios, en cualquier categoría, hay pocos. Pero todos podemos disfrutar del piano, y tú también puedes tocarlo de manera profesional con las clases adecuadas, y el aprendizaje correcto. Créeme: si te despojas de las dudas, y te limitas a concentrarte en aprender, aprenderás.   2- ¡Mis dedos no son ágiles! ¡Al principio nunca lo son! Pero precisamente el teclado es uno de los instrumentos más “fáciles” de aprender en cuanto a la mecánica de las notas. Para alguien que no ha tocado nunca antes, por ejemplo, es mucho más fácil ganar agilidad en el teclado que, por ejemplo, en un instrumento de cuerda. Has de tener claro que el piano se le trata con suavidad. No necesitas golpear las teclas con fuerza para obtener un buen sonido, tu antebrazo hace todo el trabajo. Los dedos, con suavidad. Que el sonido fluye.   3- ¡No sé leer una partitura! ¡Pues aprende! En serio, es muy fácil. Solo tienes que memorizar la posición de cada nota en el pentagrama que se utiliza en las partituras. Una vez tengas eso dominado, empieza con las partituras más sencillas. Te sorprenderá descubrir que todas esas redonditas y palitos que recorren el pentagrama no son signos alquímicos. Sólo es música, que pasará desde la partitura hasta el teclado a través de tus ojos y tus manos. Y créeme: no hay sensación más gloriosa que la de traducir una partitura a sonido y escuchar cómo la música fluye a través de ti. La partitura es posiblemente el punto que más echa para atrás a la gente que quiere aprender a tocar el piano. Y yo me rebelo ante esa idea, aprender a leer la partitura no es difícil. Simplemente hay que ponerse.   Es mucho más fácil de lo que parece desde fuera El ejemplo perfecto de esto, es cuando eres un niño y ves a tus padres conducir un coche. Te...

Leer más

¡¡ATENCIÓN!! Clases a domicilio.

Publicado by on 4/04/2017

  Si resides en Oviedo,Gijón,Avilés o alrededores te puedo impartir clases a domicilio de piano. Sin moverte de casa. Horarios a convenir y precios asequibles. Si estas interesado,llámame tlf. 686-948-789 ó mándame un...

Leer más

Ritmo, melodía y armonía musical

Publicado by on 3/04/2017

Crear música es cuestión de arte. Pero como todo arte, su desarrollo requiere de técnicas y aprendizajes más prosaicos. Para entender la música es necesario aprender a distinguir entre las tres “partes” o matrices que, juntas, la componen. Son el ritmo, la melodía, y la armonía musical, que intentaremos explicar de forma sencilla y lo más clara posible. La melodía Básicamente, la melodía es la sucesión de los sonidos que se perciben como parte de la misma pieza. Son las notas, ejecutadas unas detrás de otras, en un determinado orden, dibujando la melodía que le da cuerpo a la canción. No entraremos en definiciones más exactas, porque eso nos haría limitarla. La melodía no se concibe ni utiliza igual en todas las partes del mundo, ni en todos los estilos musicales. Así, por ejemplo, los músicos de jazz tienen una melodía principal (lead, o a veces head, utilizan ambos nombres), de la que luego parten para improvisar. En el rock, en cambio, se suelen utilizar dos melodías (una para el estribillo, y otra para las estrofas) que se van alternando hasta el final. Los compositores de música clásica suelen crear una melodía principal, sobre la que luego crean variaciones. Un ejemplo magnífico de esto ni siquiera tienes que buscarlo en la música clásica: te basta con la música orquestral de las películas. En la espectacular banda sonora de El Señor de los Anillos, si te fijas, verás que hay unas melodías concretas asociadas a cada “reino”: una para los hobbits, una para Gondor, otra para Rohan… cada vez que ocurren escenas en esos países, o intervienen sus personajes, la música que se oye son variaciones de la melodía principal. El ritmo El ritmo es la duración, las pausas y los acentos de las diferentes notas de la melodía. Lo entenderemos con un ejemplo. No es lo mismo decir: “Me voy porque no lo aguanto más” que “¡Me voy! ¡Porque no lo aguanto más!” o “Me voy porque… ¡no lo aguanto más!” Esas tres frases se entonan diferente, se pronuncian diferente, y transmiten diferentes ideas y emociones. El ritmo es parecido a esto. No es lo mismo tocar “do-re-sol-la-fa” sin distinciones, que “Do-re-sol La Fa”, con acento en “sol” y “fa”, y pausas entre sol-la y la-fa. El ritmo, y sus adecuadas pausas y aceleraciones, le dan toda la personalidad a la canción. La armonía musical La armonía es la tercera...

Leer más

7 pasos para aprender a tocar el piano

Publicado by on 3/04/2017

Muchas personas que quieren aprender a tocar el piano se dejan intimidar por la idea de que dicha tarea supone pasar muchas y aburridas horas de aprendizaje de las notas musicales. Si realmente te tomas en serio aprender a tocar el piano, lo primero que tendrás que hacer es deshacerte de esos pensamientos negativos y comenzar con una mente abierta. Sin embargo, es cierto que aprender a tocar el piano lleva tiempo y, sí, tienes que aprender las notas musicales, pero no tiene por qué ser aburrido, y, ciertamente, no tienes que tardar una eternidad antes de aprender a tocar por tu cuenta. Aunque puedes obtener más información sobre aprender armonía musical, aquí te doy siete pasos para que en un tiempo muy corto puedas tocar tus primeras canciones de forma independiente. Paso 1: familiarízate con las notas musicales Las notas musicales te pueden parecer extrañas, pero también lo fueron las letras del alfabeto la primera vez que las vistes cuando eras niño. Tu curiosidad y el constante uso de la lengua escrita y hablada a tu alrededor han aumentado tu capacidad de leer y no tener miedo de las palabras escritas cuando las ves. Lo mismo ocurrirá para las notas musicales. Ellas son el ABC de la música, y con la práctica constante podrás leerlas a simple vista de la misma forma que lees este artículo. Puedes utilizar el popular programa de melodía “El sonido de la música”: Do-Re-Mi-Fa-Sol-La-Si-Do. Cántala en voz alta. Las notas musicales están marcadas con las letras ABCDEFG. Este método es el que se utiliza para ayudar a obtener el tono de las notas, así como para aprender las claves. Echa un vistazo a las notas musicales en el pentagrama de abajo. La nota en el centro de la plantilla es Medio C. Colócate en el medio de tu piano y encuentra Do Central y aprende las teclas del piano. Consejo: Las notas sobre la Clave de Sol (arriba) son las notas de paso superior y los de la Clave de Fa (abajo) son el tono más bajo. Las notas clave de sol (notas más altas) coinciden con las teclas de ir a la derecha del Do central y son a menudo se tocan con la mano derecha a menos que la pieza musical requiera lo contrario. Paso 2: familiarízate con las teclas del piano Las teclas negras se utilizan para jugar a lo...

Leer más

Busca tu motivación para dominar el teclado

Publicado by on 1/04/2017

Para aprender a tocar el piano no necesitas ser un genio de la música. Si así fuera, lo tocarían cuatro. Para aprender a tocar el piano necesitas: Formación: no necesariamente de conservatorio, simplemente necesitas a un experto que te enseñe bien de manera presencial, bien vía online. Espíritu: aunque si tienes la intención de tocar, es que ya lo tienes. Pero hay que destacarlo porque la música tiene espíritu, tiene vida. Debes sentirte inclinado hacia la armonía, las melodías, y la transmisión de la música, esto no es un proceso mecánico: tiene mucho de alma musical. Motivación: Lo principal. La gasolina que te hará avanzar día a día. Porque tendrás que trabajar… ¡y mucho! Y es sobre este último punto sobre el que hablaremos hoy. Las claves de la motivación en el teclado Para poder tocar el piano con soltura necesitas práctica. Y para adquirir esa práctica, tendrás que trabajar en serio. Pero si no tienes claros tus motivos, o no estás realmente comprometido con el aprendizaje, tu motivación desaparecerá y abandonarás el intento. Así que se trata de evitarlo por todos los medios. El trabajo regular: La mejor manera de desmotivarse haciendo algo, es hacerlo demasiado poco. Si haces una clase corta una vez a la semana, ya te digo que te vendrás abajo antes o después. Sobre todo al principio, cuando vas perdido y todo parece dificilísimo, el avance es más lento. Y con pocas clases te encontrarás, digamos, que aprendes algo el sábado… practicas algo entre semana si te queda tiempo… y al siguiente sábado vuelves a estar casi en el mismo punto, y ves que no acabas de avanzar. Al cuarto o quinto sábado estarás ya desmotivado y sin ganas, lo creerás inalcanzable. Necesitas trabajar y practicar más, de manera regular, para poder motivarte con tus propios avances La tutoría adecuada: Estamos en los tiempos del “hágalo usted mismo”, pero eso sirve para reparar un mueble con algo de bricolaje. No para aprender a tocar un instrumento tan especial como el piano. Aprendiendo por tu cuenta y sin guía, adquirirás vicios inconscientes que dificultan el tocar. Y el avance será lento. A menos que tengas una moral de hierro, la desmotivación haciéndolo así es casi inevitable. Necesitas a alguien que te guíe y te ayude a hacerlo bien para avanzar más rápido y mejor. La fijación de objetivos: Nada desmotiva más que no saber dónde está el...

Leer más