Aprender a tocar teclados
Aprender a tocar los teclados es facil con mis métodos y videos

El nacimiento de la armonía musical

Publicado by on 8/04/2017

Todo el que tiene el más ligero interés en la música está familiarizado con la armonía musical. En este blog hablamos mucho de ella, e incluso he publicado un libro con el que puedes aprender a dominarla. El hecho de armonizar diferentes sonidos para crear música hermosa nos parece natural, “la forma en la que se hace la música”, pero lo cierto es que solo es una forma. Dominante, sí, pero no es la única. De hecho, hace un tiempo, no existía. Y cuando nació… no fue del todo bien recibida. Viajemos un poquito al pasado de la armonía musical. Empieza la polifonía La armonía musical (es decir, el sonido agradable de diferentes notas y melodías combinadas) no surgió al principio de los tiempos. Fue un invento medieval, ideado en el corazón de Occidente. Y es que al principio, en todo el planeta, la música era monofónica. Existía una melodía sin mayores acompañamientos, que se desarrollaba a viva voz, o con los instrumentos primitivos que tuvieran en la época. Lo más curioso es que esto siguió siendo así en otras partes del mundo. En Oriente, por ejemplo, la música siguió siendo monofónica (el mejor ejemplo es la música clásica india). Sin embargo, en Europa ocurrió algo. Desde el siglo X ya existen manuscritos medievales en las que algunos monjes intentaron marcar algunas normas que armonizaran diferentes voces y melodías. Pero sería entre los siglos XI y XII cuando nació en Francia un nuevo estilo bien definido de hacer música: el organum. El organum consistía en coger una melodía cualquiera, y añadirle una segunda voz, o segunda melodía, exactamente igual, pero una quinta más aguda (o sea, 5 notas por encima). Lo que vendría a ser “cantar a dos voces”. El objetivo, era embellecer el canto litúrgico. Ofrecer a Dios algo aún más hermoso que un canto sencillo. La polifonía no es posible sin armonía musical Si los creadores del organum añadieron la segunda voz exactamente una quinta más aguda, es porque el sonido resultante era realmente agradable. Tenía armonía, sonaba muy bien. Se basaban en los por entonces todavía muy olvidados manuscritos musicales griegos de la antigüedad, que ya indicaban las 3 consonancias perfectas (cuarta, quinta y octava) y las 2 imperfectas o disonantes (terceras y sextas). Todas estas consonancias armónicas fueron desarrollándose a partir de ese organum primigenio, creándose así la polifonía occidental. El resultado era una música...

Leer más

Ritmo, melodía y armonía musical

Publicado by on 3/04/2017

Crear música es cuestión de arte. Pero como todo arte, su desarrollo requiere de técnicas y aprendizajes más prosaicos. Para entender la música es necesario aprender a distinguir entre las tres “partes” o matrices que, juntas, la componen. Son el ritmo, la melodía, y la armonía musical, que intentaremos explicar de forma sencilla y lo más clara posible. La melodía Básicamente, la melodía es la sucesión de los sonidos que se perciben como parte de la misma pieza. Son las notas, ejecutadas unas detrás de otras, en un determinado orden, dibujando la melodía que le da cuerpo a la canción. No entraremos en definiciones más exactas, porque eso nos haría limitarla. La melodía no se concibe ni utiliza igual en todas las partes del mundo, ni en todos los estilos musicales. Así, por ejemplo, los músicos de jazz tienen una melodía principal (lead, o a veces head, utilizan ambos nombres), de la que luego parten para improvisar. En el rock, en cambio, se suelen utilizar dos melodías (una para el estribillo, y otra para las estrofas) que se van alternando hasta el final. Los compositores de música clásica suelen crear una melodía principal, sobre la que luego crean variaciones. Un ejemplo magnífico de esto ni siquiera tienes que buscarlo en la música clásica: te basta con la música orquestral de las películas. En la espectacular banda sonora de El Señor de los Anillos, si te fijas, verás que hay unas melodías concretas asociadas a cada “reino”: una para los hobbits, una para Gondor, otra para Rohan… cada vez que ocurren escenas en esos países, o intervienen sus personajes, la música que se oye son variaciones de la melodía principal. El ritmo El ritmo es la duración, las pausas y los acentos de las diferentes notas de la melodía. Lo entenderemos con un ejemplo. No es lo mismo decir: “Me voy porque no lo aguanto más” que “¡Me voy! ¡Porque no lo aguanto más!” o “Me voy porque… ¡no lo aguanto más!” Esas tres frases se entonan diferente, se pronuncian diferente, y transmiten diferentes ideas y emociones. El ritmo es parecido a esto. No es lo mismo tocar “do-re-sol-la-fa” sin distinciones, que “Do-re-sol La Fa”, con acento en “sol” y “fa”, y pausas entre sol-la y la-fa. El ritmo, y sus adecuadas pausas y aceleraciones, le dan toda la personalidad a la canción. La armonía musical La armonía es la tercera...

Leer más